Zachránil viac ako 2,4 milióna detí a takmer nikto ho nepozná. Tento muž daroval krv presne 1173-krát


Austrálčan James Harrison sa vo veku 14 rokov ocitol v nemocnici. Prebudil sa s jazvou na hrudi a po operácii pľúc a život mu zachránili darcovia krvi. V nemocnici sa liečil ešte ďalšie tri mesiace. Vtedy sa písal rok 1951. Rok, kedy si Harrison dal sľub, že sa sám stane darcom.

James Harrison, el "hombre del brazo de oro", se retira tras salvar la vida de millones de bebés. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ A los 14 años y a raíz de una intervención quirúrgica, los médicos descubrieron que Harrison tenía un anticuperpo en su sangre capaz de salvar vidas. Este anticuerpo se usa para crear un fármaco llamado inmunoglobulina anti-D, un medicamento que previene problemas inmunitarips en recién nacidos. Durante los siguientes 60 años, llegó a realizar 1.100 donaciones de sangre y salvar la vida de 2,4 millones de bebés. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Con 81 años recién cumplidos, Harrison alcanzó la edad límite para donar y el pasado 11 de mayo hizo su última donación. Por su gesto, el australiano es considerado un héroe en su país y recibió la Medalla de la Orden de Australia. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 📸 Tara Delia/Cruz Roja Australiana

A post shared by La Vanguardia (@lavanguardia) on

Keďže zákon v tej dobe hovoril jasne, človek, ktorý chce darovať krv, musí mať nad 18 rokov, musel čakať celé dlhé 4 roky. Ak by čakať nemusel, pravdepodobne by zdolal ešte väčší rekord. Za posledných 60 rokov zachránil milióny životov.  Odhaduje sa, že to bolo niečo cez 2,4 milióna.

Lekári totiž pri odberoch krvi zistili, že Harrison má v sebe veľmi prospešné protilátky, ktoré dokážu zničiť „cudzie“ krvné bunky u dieťaťa, ktoré trpí Rheusovou chorobou. Je to choroba, ktorá sa vyskytuje už u tehotných žien, ktoré majú Rh negatívnu. Jeho „protilátky“ z krvi extrahovali a vyvinuli liek zvaný Anti-D, ktoré pomohol mnoho mamičkám po celom svete.

[HISTORIAS] Quién es el hombre del “brazo de oro” que salvó la vida de millones de bebés con su sangre Luego de muchos años, James Harrison dio por terminada una larga, provechosa y solidaria tarea: donar sangre. Esta entrega la hacen millones de personas en todo el mundo. Pero en el caso del “hombre de brazo de oro” hay una particularidad. El australiano James Harrison tiene un preciado anticuerpo en su plasma con el que durante seis décadas contribuyó a crear vacunas que combaten la enfermedad hemolítica del recién nacido. De ahí nace el rutilante apodo. “Es un día triste para mí. El final de una carrera de fondo”. Con estas palabras, James Harrison se despidió de una labor que durante 60 años realizó prácticamente una vez por semana. Según el servicio de donación de sangre de la Cruz Roja australiana, con las 1.173 donaciones de sangre de Harrison se hicieron más de 3 millones de dosis que pueden haber salvado a más de 2.4 millones de bebés. La razón de su “jubilación” como donante tiene que ver con su edad: 81 años. Pero, a su vez, tuvo que esperar cierta edad adulta para convertirse en donante de sangre. Cuando tenía 14 años, el australiano tuvo una operación a corazón abierto. Afortunadamente sobrevivió a ella, gracias a las donaciones de sangre de personas anónima. Su agradecimiento fue una promesa cumplida: donar su propia sangre, una vez recuperado; y así lo hizo hasta los 81 años Diez años después de aquella operación, James Harrison descubrió que su sangre tenía un anticuerpo muy poco común. Los médicos le dijeron que con su plasma se podían hacer inyecciones Anti D, una vacuna de inmunoglobulina que se les aplica a las mujeres embarazadas con sangre Rh negativa para evitar la enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN) o eritroblastosis fetal… nota completa: http://ow.ly/JjnF30k1KBP #jamesharrison #brazodeoro #australia #donación #donacióndesangre #enfermedadhemolíticadelreciénnacido

A post shared by Voz por Vos (@vozporvos) on

Krvná služba odhaduje, že v Austrálii nie je viac ako 50 ľudí, ktorí by mali takúto doslova liečivú krv. Predstavte si, ako málo ich musí byť vo svete. Harrison sa postupne stal známym ako „muž so zlatou rukou“, ktorý počas svojho života daroval 1173-krát krvnú plazmu z toho 1163-krát z pravej ruky a 10-krát z ľavej. Pre CNN povedal: „Je to môj jediný talent, že môžem darovať krv.“ 

Tak ako to už býva, všetko sa raz končí. Harrison kvôli veku krv daroval naposledy. Keby však mohol, pokračoval by v tom. Za obrovské zásluhy nie len pri vede ale aj pri ľudskom konaní si v roku 1999 vyslúžil medailu austrálskeho rádu.

Pozri aj: Rozlúštili ďalšie skryté stránky denníka. Anna Franková do nich ukryla vulgárne a sexistické vtipy

Lucia M., boredpanda


Komentáre

komentárov